Ediciones Denis Long comienza en 1980 en Madrid, España a realizar sus primeros trabajos de edición y abre su taller de grabado.

La idea de realizar unas series de libros y carpetas de grabados de diferentes artistas surge a partir del deseo de llevar a cabo unas colecciones en las que primen diversos valores.

Las obras son realizadas por el propio artista en nuestro taller, observando las técnicas que mejor favorezcan la idea estética. Cada obra se acompaña de un texto creativo y singular elegido por el artista.

Por otro lado el libro o carpeta, como objeto, se lleva a cabo de manera absolutamente artesanal, ejemplar a ejemplar. Todo ello nos lleva a que el resultado final sea el de una obra de arte con un soporte artesanal, exclusiva, cambiante y múltiple en sus características formales.

Las nuevas tecnologías ofrecen, por supuesto, posibilidades que han trastocado por completo la ejecución, e incluso el concepto, de lo que entendemos como arte gráfico, no estamos en contra de esas nuevas técnicas pero sí a favor de la mano del artista: la huella de la corporalidad creativa.

Ediciones Denis Long comienza en 1980 en Madrid, España a realizar sus primeros trabajos de edición y abre su taller de grabado.

La idea de realizar unas series de libros y carpetas de grabados de diferentes artistas surge a partir del deseo de llevar a cabo unas colecciones en las que primen diversos valores.

Las obras son realizadas por el propio artista en nuestro taller, observando las técnicas que mejor favorezcan la idea estética. Cada obra se acompaña de un texto creativo y singular elegido por el artista.

Por otro lado el libro o carpeta, como objeto, se lleva a cabo de manera absolutamente artesanal, ejemplar a ejemplar. Todo ello nos lleva a que el resultado final sea el de una obra de arte con un soporte artesanal, exclusiva, cambiante y múltiple en sus características formales.

Las nuevas tecnologías ofrecen, por supuesto, posibilidades que han trastocado por completo la ejecución, e incluso el concepto, de lo que entendemos como arte gráfico, no estamos en contra de esas nuevas técnicas pero sí a favor de la mano del artista: la huella de la corporalidad creativa.